Marita desde Chile
Tinta desde España
Dos supernumerarias blogueras



miércoles, 11 de enero de 2012

Caricias y lágrimas de Dios


La vida está repleta de caricias y lágrimas de Dios.

Me mueve mucho a la reflexión la idea de que Dios se ha hecho hombre para vivir como nosotros, para ser uno más entre nosotros...

Comenzamos un nuevo año, aunque en realidad los tiempos humanos no son los tiempos de Dios, pero lo cierto es que todo lo que sea "empezar" huele a frescura, invita al optimismo y supone un nuevo empujón.

Vamos de la mano de Dios, sentimos sus caricias y también nos mojan sus lágrimas, las lágrimas de Dios, nuestras lágrimas.

Seres humanos en camino, hacia la búsqueda de la felicidad, encuentro personal con Cristo.

La vida es hermosa "a pesar de los pesares que en esta vida no faltan" como solía decir San Josemaría que supo muchísimo de dolor y alegría, de caricias y lágrimas de Dios, de amor y felicidad.

sábado, 7 de enero de 2012

Triatlón de una supernumeraria


Como podéis imaginar, el título es un guiño a la vida, un gesto de mi simpatía personal, una de mis locas ideas y no porque no haya supernumerarias que no practiquen este deporte sino porque yo no lo hago-y creo que Marita tampoco :).

Esta mañana corrí-running-al garaje, cogí la bici y me eché al mar.

Para no mentir, reconozco que no llegué a nado pero poco faltó, el caso es que una vez en la misma orilla de la playa-rebalaje que dicen los marengos-dejé aparcada la bici y me dediqué a hacer un rato de oración. 

Pensé hacer una foto y titularla "el perfil de Dios", aunque bien valdría el de "Dios y yo" pero el que más me gustó fue "Mi Betania en el Mediterráneo".

Decía San Josemaría que a Dios o le encontrábamos en la vida diaria, en los quehaceres diarios o no le encontraríamos nunca...

Hoy, después de un rato de ejercicio estupendo, después de hablar un rato con El-de nuestras cosas-, he vuelto a casa bastante contenta y con esta entrada en mente.

La fotografía está hecha con mi móvil así que no es de mucha calidad pero sirve para ilustrar mis palabras.

domingo, 1 de enero de 2012

Guantes o micro-tiempos para Dios

Uno es tuyo


Desde que voy a charlas de formación doctrinal, oigo hablar insistentemente de los "guantes".

Los guantes por tanto, deben ser un elemento muy importante en el Opus Dei, razón por la cual los traigo a colación el primer día del año.

Lo digo porque luego me diréis que de haberlo sabido...habríais elegido vuestro par de guantes, bien, pues he traído un muestreo suficiente como para atinar con cualquiera de vuestros gustos.

Los guantes que se adaptan a la mano, los guantes que se ajustan a nuestra piel, los guantes que ni aprietan ni se quedan cortos.

Ni grandes ni pequeños:¡¡¡ guantes a medida!!!

Ya os digo que no es un tema baladí porque tantas veces nos hablan de tratar a Dios como mencionan los famosos guantes así que...

El Señor, lejos de agobiar, nos procura un trato exquisito, personal, el que necesitamos, el que podemos acoplar a nuestros tiempos en nuestra vida, como se adapta un guante a la mano.

No hay que encorsetarse nunca, porque no hay mayor don que la libertad, así pues, cada uno elija sus guantes, los acople a sus necesidades y dedique esos micro-tiempos a Dios, que se lo merece todo... 

¿ O no?